Evangelización / misión

"Dementes"

¿Somos los cristianos “Dementes”? Un diccionario define la demencia como la pérdida de la razón, es decir estar loco. Entonces ¿será que los cristianos entramos en esa definición? La verdad es que si somos personas “dementes”:

  • De mentes llenas de ilusiones, vivimos con la ilusión de ser como las primeras comunidades cristianas donde existían la unidad, el amor y la fraternidad.

{jcomments on}

“Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo cuanto tenían, vendían sus bienes y propiedades y repartían después el dinero entre todos según las necesidades de cada uno. Todos los días se reunían en el Templo con entusiasmo, partían el pan en sus casas y compartían su comida con alegría y con gran sencillez de corazón”. Hch 2, 44-46

  • De mentes positivas que aún en medio del sufrimiento por muy malo que este sea tenemos la convicción y esperanza que todo cambiará.
  • De mentes creativas siempre buscamos la manera de crear y ayudar a los demás aún en los momentos en necesitamos ayuda nosotros mismos.
  • De mentes que se permiten soñar en que existe un lugar en medio del desierto dónde todo es fértil y abundante. Nos permite soñar…. ¡qué el mañana será mejor!

Pero, si todos poseemos esa “demencia” ¿Por qué no lo percibimos en nosotros y los demás?¿Qué está pasando? La respuesta es muy fácil, simplemente tenemos miedo de ir en contra de lo que loa sociedad nos dice; repito todos poseemos esa “demencia” de crear, ser positivos, soñar, imaginar… y lo sabemos porque durante nuestra niñez lo vivimos con más fuerza y fue desapareciendo poco a poco conforme fuimos creciendo ya que muchos nos van enseñando que tener este tipo de mentalidad no es bueno, que debemos ser más realistas.

Se nos olvida que lo que parece “demencia” no es más que la convicción de que por más oscuras que parezcan las cosas siempre brillará para nosotros una luz de esperanza porque Dios así nos lo hace ver. Debemos saber: lo que parece locura a la vista de los demás para nosotros no es más que poseer la mentalidad y el actuar de un niño, incluso Jesús dijo: “Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos”. Mc 10,114
Pensemos que si todos tuviéramos esa mentalidad de niño, no seríamos por así decirlo de mente pobre, destructiva, egoísta….  Por tanto podríamos acabar con tanta injusticia; no habría guerras ya que nadie buscaría su propio bien; nadie pensaría en buscar su propia felicidad causando daño a los demás. Y por pensar de este modo los cristianos somos “Dementes”, pero vemos que no es malo.

Así que propongámonos contagiar nuestra “demencia”, nuestra locura de ser cristiano a los demás;  y a mostrar a través de nosotros el amor y la esperanza que Dios nos brinda. Ese amor que como decía San Vicente de Paúl es inventivo hasta el infinito. Porque solo “cuando todos tengamos el mismo grado de “demencia” las cosas en verdad van a cambiar” y el mundo será un lugar diferente solo existirá el amor, la esperanza y la unidad.

Ahora pues ¡A volvernos “DEMENTES”!

Share Button
Powered by Bullraider.com