La Palabra meditada

La Palabra meditada. Epifanía del Señor. Ciclo C.

San Mateo 2,1 – 12

La palabra epifanía significa manifestación, y como es la epifanía del Señor estos tres magos representan a todo el pueblo de Dios no nacido enIsrael.

Nuestro señor primero fue anunciado a los pastores de Israel y luego a los magos de oriente, así también se manifestó su palabra, primera fue anunciada en Israel y después a todo los gentiles por medio de sus apóstoles.

 

De los cuatro evangelios solo Mateo nos habla de los magos de Oriente, él no nos dice si eran reyes o qué clase de magos eran.

En ese tiempo los magos se dedicaban a la astrología y otros a la hechicería, ellos al ser guiados por una estrella es más probable que eran magos dedicados a la astrología.

Decimos que eren reyes por lo que nos dice Is 60 en el verso tres: Los pueblos se dirigen hacia tu luz y los reyes al resplandor de tu aurora y el verso 6 nos dice: Te inundara una multitud de camellos: llegaran los de Median y Sefa. Los de Saba vendrán todos trayendo oro e incienso, y proclamando las alabanzas de Yave. {jcomments on}

Y el Sal 72,10 nos dice: Los reyes de Arabia y de Etiopia le ofrecerán regalos. Ante él se postraran todos los reyes y le servirán todas las naciones.

Nosotros tenemos el privilegio de conocer al Señor ya no por una estrella, sino por el Espíritu Santo que mora en cada uno y que nos guía hacia a la luz verdadera para que ya no exista más tiniebla en nuestro corazón.

Herodes se preocupa por el nacimiento de este rey, y manda a preguntar a todos si es cierto y donde va a nacer, para ir también el adorarle.

Es muy difícil para un rey aquí en la tierra, que quiera postrarse ante Jesús, porque se sienten amos de las cosas de este mundo y ellos por el contrario lo que desean es que la gente se postre ante ellos, nosotros mismos como cristianos decimos que Jesús es el rey de nuestra vida, pero que difícil es hacer su voluntad, porque nos dejamos arrastrar más por los deseos de la carne, la palabra nos dice en Ef. 4,23-24 Dejen que su mente se haga más espiritual, para que tengan nueva vida, y revístanse del hombre nuevo. Este es aquel que Dios creo a su semejanza, dándole la justicia y la santidad que procede de la Verdad.

Hallaron al niño que estaba con María, su madre. Se postraron para adorarlo y, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Los reyes magos le dan al Señor lo mejor que tienen y lo que significa cada regalo, el oro es el metal más preciado y es el símbolo de Rey, el incienso es el símbolo de Dios y la mirra simboliza al hombre, que significa Dios Rey

hecho hombre, y que treinta y tres años después ese niño hecho hombre nos concede el regalo más grande que el hombre nunca pudo imaginar, y es la de entregar su vida por cada uno de nosotros, para reconciliarnos con nuestro Padre, porque era el único medio mediante el cual nosotros alcanzáramos la salvación, porque no tenemos ningún mérito, todo esto no fue dado por la gracia y el amor tan grande de Dios.

Dios no nos pide regalos y nos da su amor, para que le amemos a él por sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, en esto consiste la vida en el Reino de los Cielos, en dar amor, pues lo mejor que todo hombre tienen en su vida es el amor de Dios.

Share Button
Powered by Bullraider.com