La Palabra meditada

La Palabra meditada. 25ª Semana Tiempo Ordinario. Ciclo C.

 

San Lucas 16,1 – 13

Había un hombre rico que le llegaron a decir, lo que su mayordomo hacía, y este lo mando a llamar para que le rindiera cuentas de su administración.
Debemos de aprender a administrar nuestra vida y los bienes que durante ella adquirimos, Dios Padre no se mete en  nuestra vida, solo si lo dejamos, pero al final tendremos que rendir cuentas, como la parábola del trigo y la maleza, que desde pequeñas crecieron juntas, pero al final los caminos fueron diferentes, Mt 13,30 nos dice: dejen crecer juntos el trigo y la maleza. Cuando llegue el momento de la cosecha, yo diré a los segadores: Corten primero la maleza y en atados échenla al fuego, y de después guarden el trigo en las bodegas.

 

A este mayordomo el patrón le dio confianza, en sus negocios para que se los administrara, sin la necesidad de estar encima de él y se volvió malo e infiel, la tentaciones que ofrece el mundo no tiene límites y son muchos los hermanos que se han perdido en este caminar, porque creen que nadie los está observando.

{jcomments on}Dios nos bendice con una familia, esposo, esposa e hijos, pero estamos administrando sus vidas: Con amor, confianza, fidelidad y verdaderos principios morales y espirituales, todo lo que estamos mirando en el mundo actual, se debe a que la célula fundamental de la sociedad que es la familia, tiene malos administradores, razón por la que no existen valores.

El patrón admiro la manera de obrar tan inteligente de su mayordomo ladrón.
Los hijos del mal son astutos, para arreglárselas cuando ven venir los problemas y para lograrlo usan todo tipo de artimañas con el objetivo de quedar bien con todos, por eso la lectura nos dice: En verdad los de este mundo son más astutos que los hijos de la luz para tratar a sus semejantes.
Tenemos que agarrarnos de la sabiduría de Dios para aprender a ser astutos, de lo contrario seremos devorados por los lobos, como nos dice nuestro Señor en Mt 10,16 Fíjense que los envió como ovejas en medio de lobos. Por eso tienen que ser astutos como serpientes y sencillos como palomas.

Yo también les digo: Aprovechen el maldito dinero para hacerse amigos, para que, cuando se les acabe, los reciban a ustedes en las viviendas eternas.
Si el Señor te ha concedido bienes, compártelos con los que más necesitan, pues son ellos los que te pueden llevar a la vida eterna, 1Jn. 3,17 nos dice: Cuando alguien goza de las riquezas de este mundo, y, viendo a su hermano en apuros, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá el amor de Dios en él?
El que se mostró digno de confianza en cosas sin importancia, será digno de confianza en cosas importantes, y el que no se mostró digno de confianza en cosas mínimas, tampoco será digno de confianza en lo importante.
Si Dios nos ha dado confianza, mira en lo secreto de nuestro corazón si le hemos sido fieles y si hemos sido justos, conforme a esto él nos dará más o nos quitara hasta lo que tenemos.

Nosotros sabemos bien a quien le estamos sirviendo, porque a él no lo podemos engañar, el Señor nos regala esta palabra para que tomemos el camino que realmente nos conviene, pues él nos ama y no ha venido a condenarnos sino que a rescatar lo que estaba perdido.

Share Button
Powered by Bullraider.com