La Palabra meditada

La Palabra meditada. 32ª Semana Tiempo Ordinario. Ciclo C.

 

San Lucas 20,27 – 38

Se consideraba que los Saduceos negaban la inmortalidad del alma y la resurrección de los muertos y eran miembros de la clase alta de la sociedad  judía.
Le preguntaron: Maestro, Moisés nos enseñó lo siguiente: Si uno tiene un hermano casado que muere sin dejar familia, debe casarse con la viuda para darle un hijo que será el heredero del difunto.

Esta pregunta que los saduceos le hacen a Jesús, es con el ánimo de saber que piensa nuestro Señor de la resurrección.
Muchas veces nos preocupamos más por cosas insignificantes que por las cosas que en verdad son prioridad en nuestra vida, deberíamos de preocuparnos más por morir al pecado que llevamos dentro y así tener una nueva vida aquí en la tierra en Cristo Jesús, porque el pecado nos hace andar como muertos y esto nos hace pensar más en las cosas de este mundo que en las cosas celestiales, en Jn. 5,24 Jesús nos dice: En verdad les digo: El que escucha mi palabra y cree en el que me ha enviado, vive de vida eterna; ya no habrá juicio para él, porque ha pasado de la muerte a la vida.

 

{jcomments on}Necesitamos alimentarnos de la palabra, para no morir por ignorancia, en Jn. 6,35 nuestro Señor nos dice: Yo soy el Pan de Vida. El que viene a mí nunca tendrá hambre, el que cree en mí nunca tendrá sed.¿De qué pan nos alimentamos? Del pan con levadura o el pan sin levadura, porque nuestro señor nos dice en Mt 16,6 Tengan cuidado y desconfíen de la levadura de los fariseos y de los saduceos.Porque la levadura representa el pecado y nuestro Señor representa la vida sin pecado.Jesús respondió: en este mundo los hombres y las mujeres se casan. Pero los que sean juzgados dignos de entrar al otro mundo y de resucitar de entre los muertos, ya no se casaran.

No debe de ser motivo de preocupación para nosotros, si en el cielo nos casaremos, si tendremos mama, papa, hermanos o hijos, no nos aferremos tanto a lo que vivimos en este mundo, pues sin creemos en Jesús, nuestro Padre celestial tiene cosas mucho mejores que lo que nuestra mente se puede imaginar, la palabra nos dice que seremos como ángeles.En cuanto a saber si resucitan los muertos, ya Moisés lo dio a entender en el pasaje de la Zarza, en el que llama al Señor Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

La resurrección es importante en la vida de nosotros como cristianos, esto nos da a entender que si somos hijos de Dios, tenemos esa esperanza, de que nuestra vida no queda en la muerte, aspiramos a algo más, como nos dice nuestro Señor en Jn. 11,25 Jesús dijo: Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera vivirá, el que vive por la fe en mí, no morirá para siempre.
Cristo Jesús murió por cada uno de nosotros y resucito al tercer día y esta es la certeza de la fe que tenemos en él, como dice Rom. 8,11 Y si el Espíritu de aquel que resucito a Cristo de entre los muertos está en ustedes, el que resucito a Jesús de entre los muertos dará también vida a sus cuerpos mortales; lo hará por medio de su Espíritu que ya habita en ustedes. Ahora bien, Dios nos es un Dios de muertos, sino de vivos; para el todos viven.

Jesús como nuestro Pastor nos dice que el ladrón solo viene a robar, a matar y a destruir, en cambio él nos dice que vino para que tuviéramos vida y seamos colmados, dejemos pues de preocuparnos y gocémonos en el Señor, pues como nos dice: Mt 4,4 el hombre no solo vive de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.Esta es la Buena Nueva que nos trajo nuestro Señor, el anuncio de su palabra que permanece para siempre y que solo en él está la Vida.

Share Button
Powered by Bullraider.com