La Palabra meditada

La Palabra Meditada - Domingo de Ramos - Ciclo B

San Marcos 14,1 – 16. 49

Faltaban dos días para la Fiesta de Pascua y de los panes ázimos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley buscaban la manera de cómo detener a Jesús por astucia y darle muerte.
El mal busca la forma de eliminar todo lo que es verdadero, aquí vemos como querían eliminar a Jesús con astucia, es decir con engaño.
Dejemos de vivir como cristianos cómodos, despertemos porque el mal nos descansa en buscar la forma de estarnos engañando, por eso nuestro Señor decía: en verdad los de este mundo son más astutos que los hijos de la luz para tratar a sus semejantes.
Llego una mujer con un frasco como de mármol, lleno de un perfume muy caro, de nardo puro. Lo quebró y derramo el perfume sobre la cabeza de Jesús.
El precio del perfume, nos dice que esta mujer daba lo mejor para nuestro Señor, es como aquella viuda que entrego todo lo que tenía, así es nuestro amor hacia nuestro Señor o es que dejamos para el las sobras, que miserable de nuestra parte al saber que tanto fue el amor que Dios tenia para nosotros que entrego a su Hijo Único, para nuestra salvación, Dios Padre no nos pide dinero, pero que cuesta entregarle lo mejor de nosotros mismos, 2Co 6,13 nos dice: Páguennos con la misma medida. Les hablo como a hijos: también ustedes ensanchen su corazón.
Nuestro Señor es ungido, como un rey que triunfa sobre su enemigo, con mucha dignidad y humildad desde la cruz del Calvario.
Algunos, muy enojados, se decían entre sí: ¿A qué se debe este derroche de perfume? Se podía haber vendido en más de trecientas monedad de plata parta ayudar a los pobres. Y reclamaban contra ella.
Así como pensaban estos dis que seguidores de Jesús, así piensan hoy en día muchos que dicen ser cristianos, no dan nada y pasan criticando, no ayudan y pasan insatisfechos, la iglesia no necesita de esta clase de cristianos, necesita de cristianos comprometidos y verdaderos, que saben que hay muchos hermanos necesitados en todos los aspectos, 1Jn.3,17-18 nos dice: Cuando alguien goza de las riquezas de este mundo, y, viendo a su hermano en apuros, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá el amor de Dios en él? Hijitos, no amemos con puras palabras y de labios afuera, sino verdaderamente y con obras.
¿Por qué la molestan? Es una buena obra la que hizo conmigo. En cualquier momento podrán ayudar a los pobres, puesto que siempre los hay entre ustedes, pero a mí no me tendrán siempre.
No juzguemos solo Dios conoce los corazones de cada uno y al que es justo y verdadero Dios nunca le apartara su misericordia y vemos como aquí nuestro Señor proclama una promesa para esta mujer por ese acto de bondad que hizo, de ser recordada por toda el mundo.
Judas Iscariote traiciona a nuestro Señor, porque nunca lo comprendió, el creía que Jesús venia como un rey que a fuerza de guerra iba a derrotar al enemigo, así pasa hoy en día, a muchos cristianos se les va enfriando la fe al ver tantas injusticias, y lo que más desean es que ya venga nuestro Señor a eliminar tanta maldad, pero no nos ponemos a pensar, que nuestro Dios todavía les está dando una oportunidad y que su tiempo no es el tiempo de nosotros.
Los discípulos del Señor le preguntan a Jesús ¿Dónde quieres que vayamos a preparar la Cena Pascual
Nuestro Señor ya tiene todo dispuesto para le Cena, hay veces que nosotros nos preocupamos mucho, él lo que desea es que depositemos toda nuestra confianza en él.
Todos los días estaba entre ustedes en el templo y no me detuvieron.
Jesús está con nosotros, porque somos su templo, pero estamos con él o lo abandonamos como lo hicieron todos sus discípulos, es verdaderamente nuestro rey que tiene el control de nuestra vida.

Share Button
Powered by Bullraider.com