La Palabra meditada

La Palabra Meditada -XXXIII Domingo Ordinario - Ciclo B

San Marcos 13,24 – 32

Ahora bien, pasando a esos otros días, después de esa angustia.
El Señor nos dice que habrá una angustia antes de su segunda venida y esta es una de las razones por las cuales nosotros debemos de estar preparados, su palabra nos dice que debemos de estar alertas, despierto, pero en su palabra, pues, sabemos muy bien que todo ha de pasar pero su palabra permanecerá, no nos confiemos y vivamos cada día como si fuera el último, pidiéndole perdón a Dios por todos nuestros pecados y los de la humanidad y tratando cada día de hacer el bien que debemos y no el mal que no deseamos, no seamos cristianos conformista que no nos pase como nos dice Mt 25,24-25 Por ultimo el que había recibido un talento, y dijo: Señor, yo sé que eres un hombre exigente, que quieres cosechar donde nos has sembrado y recoger donde no has trillado. Por eso yo tuve miedo y escondí en tierra tu dinero; aquí tienes lo tuyo. Pero su patrón le contesto: Servidor malo y flojo, sabes que cosecho donde no has sembrado y recojo donde no he trillado.
Meditemos y hagamos conciencia de nuestra conversión, si realmente hemos nacido de nuevo y si estamos haciendo la verdadera voluntad de Dios en nuestra vida, porque Dios no nos desea tibios, ósea que estemos agarrados de dos patrones a la vez, porque su palabra nos dice que a los tibios los vomitara, alimentémonos pues de ese pan vivo que ha bajado del cielo, para que nuestra fe se mantenga sólida y firme y creamos que ya hemos sido salvados, Heb 11,6 nos dice: Pero sin fe es imposible agradarle, pues uno no se acerca a Dios sin antes creer que existe y que recompensa a los que lo buscan.
Todos quisiéramos participar del Reino de los Cielos, sabemos que el camino nos es fácil, pero si nos esforzamos el Señor siempre estará con nosotros, el Sal 143,11-12 nos dice: Que tu buen espíritu me guie y me conduzca por buenos caminos. Señor, por tu Nombre guardaras mi vida; por tu gran compasión me sacaras de las angustias. Por tu gracia, destruirás a mis contrarios y perderás a todos los que me afligen, pues yo soy tu siervo.
Jesús nos dice que el sol se oscurecerá, la luna perderá su brillo y las estrellas caerán, cuando nuestro Señor nació en el cielo también hubieron acontecimientos de luz Mt 2,2 y Lc. 2,13 que indicaban que venía nuestro redentor, el mesías, el que iba a entregar su vida en rescate de una muchedumbre, lo que esta lectura nos hace ver es que el pecado será tan grande en el mundo que hasta la fe se apagara aun en aquellos que dicen que creen, es normal que los acontecimientos del cielo se vean oscuros, porque cuando Cristo Jesús no reina en los hombres, todo se vuelve tinieblas porque él es la única luz, Jn. 1,5 Nos dice: La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no pudieron vencer la luz.
Por eso Jesús nos llama a estar pendientes o despiertos ante los acontecimientos que están pasando, como el ejemplo que nos da de la higuera, así que animo levántate que mientras tengamos vida hay esperanza, para comenzar hacer la voluntad de Dios, que es obedecerle, amarle y anunciar su palabra pero con nuestro testimonio de vida, para que más hermanos le conozcan pero en espíritu y en verdad.
No nos asustemos cuando alguien nos dice que viene el fin del mundo pues como nos dice la lectura solo Dios sabe cuándo sucederán estas cosas, nosotros solo confiemos en que nada ni nadie nos apartaran del amor de Dios que depositamos en Cristo Jesús nuestro Señor.

Share Button
Powered by Bullraider.com