La Palabra meditada

La Palabra Meditada - V Domingo de Pascua - Ciclo A

San Juan 14. 1 – 12
No se turben ustedes, Jesús nos llama a no asustarnos, a mantener la calma en medio de cualquier tormenta que podremos estar pasando, él es nuestro pastor, el salmo veinte y tres nos dice, que aunque pasemos por quebradas oscuras no temeremos ningún mal porque él está con nosotros, el deja las noventa y nueve ovejas por una que se le haya extraviado, él va delante de nosotros, y recuerda que si crees que el Señor se ha olvidado de ti , él te conoce hasta por tu nombre y no te va a soltar nunca, porque esa fue su misión en la tierra la de rescatar todo lo que se hallaba perdido.
También nos habla que en la casa de nuestro Padre hay muchas mansiones y el va a prepararnos un lugar, porque lo que el mas desea es que estemos con el, como dice una canción (desde ahora y para siempre ) Aquí tenemos que reflexionar algo que es muy importante en nuestro diario vivir y es el hecho que nosotros nos esforzamos y hay veces nos extralimitamos en afanarnos por la presente vida, y todo lo que podemos llegar a tener, y dejar lo mejor a nuestros hijos, que no es malo, por si nos sorprende la muerte y que es algo que si tenemos muy seguro, pero me pregunto ¿Cuándo pensamos trabajar por la siguiente vida? Porque si no lo haces, solo tendrás morada para vivir en la tierra, pero no tendrás cupo en las mansiones celestiales, es por esto que Nuestro Señor nos dice preocúpate de mis cosas que el, se preocupara por las nuestras, así es que como valientes guerreros a trabajar por el reino de nuestro Padre, para que haya nos encontremos todos.
Porque esta es una orden que el Señor nos dejó pues nos dijo vallan por todos los rincones de le tierra y anuncien las buenas nuevas y el estará con nosotros todos los días de nuestra vida.
Tomas le dijo Señor no sabemos a dónde vas ¿cómo vamos a conocer el camino? Jesús contesto: Yo soy el camino la verdad y la vida.
El camino: nosotros sabemos muy bien porque camino venimos, pero no sabemos por cuál es el camino que vamos a regresar, porque la vida nos ofrece muchos caminos y muy amplios, y nosotros tenemos el libre albedrio de escoger, pero bien sabemos también que estos solo nos llevan a la perdición, Jesús es el verdadero camino, o el puente, o la puerta que solo a través de el es que podemos regresar a nuestro Padre que es de dónde venimos.
La verdad: Estamos viviendo casi en una era de confusión donde todo lo normal o verdadero se mira como anormal, todas la cosas injustas aparecen ahora como normales .
Que estamos haciendo nosotros para terminar con esta confusión que nos ofrece el mundo, debemos comenzar por nuestros hogares estableciendo verdaderos principios espirituales y morales y no le demos más cabida a la mentira, pues las familias son la célula fundamental para el cristianismo.
Si en nuestros hogares conociéramos realmente a nuestro Señor, todo esto se terminaría, porque en él nunca se encontró mentira alguna, es importante tratar de hablar siempre con la verdad, porque esto nos impide que no almacenemos cosas en nuestros corazones, por tanto cada día nos sentiremos más libres, pues quien nada debe, nada teme, y la palabra nos dice que la verdad nos hará libres pues solo de esta manera es que podemos entrar en el reino, nadie puede pretender entrar al reino lleno de ataduras o con cargas, por eso nuestro Señor nos dice, vengan a mí los cansados y agobiados porque yo los are descansar.
La vida: Nuestro Padre nos creó a su imagen y semejanza, pero también nos dio el soplo de vida y él nos dice: Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia. Pero nosotros nos la complicamos tanto, porque no queremos vivir conforme a los mandatos de nuestro Padre, Jesús vino a resumirlos en dos, y es amar a Dios por sobre todo y al prójimo como se ama uno mismo.

Share Button
Powered by Bullraider.com