Reflexión / Palabra

La Virgen Maria- La Mujer (Parte 2)

En el Jardin del Edén y en el Gógota.

alpiedelacruzYa vimos cómo y porqué la MUJER adquirió un papel fundamental en la historia de la salvación cuando leímos ese relato de lo que sucedió en el Jardín del Edén. La MUJER que fue profetizada en el Génesis 3, 15, su maldición, la maldición del hombre y el primer mensaje de promesa de redención de parte de Dios. Ahora veremos como ese proto-evangelio se cumple en la Virgen Maria; “HARÉ que tú y LA MUJER seáis enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón”.

 
Imagínate que la Selección de futbol de Honduras juega contra Brasil y pierde el juego, eso haría sentir mal, pero, a fin de cuentas orgullosa por haberse medido a una selección de futbol tan grande como la de Brasil. Ahora imagínate a esta misma selección de Honduras jugar contra un equipo burocrático, de niñas de 13 a 15 años, y la selección pierda y por goleada contra ese equipo de niñas. Esto le dolería mucho a la selección, más que haber perdido contra la selección de Brasil ¿Por qué?, y si hay soberbia y perdió algo importante, pues terminará odiando a ese equipo pequeño de niñas que la puso en ridículo. Algo así le paso a Satanás, que odia mucho a Dios pero se enorgullece de luchar contra Dios, su orgullo aumenta cuando pelea contra alguien tan grande como Dios, pero más por su soberbia. El no soporta el hecho de que una niña de catorce años aproximadamente, la Virgen Maria, criatura, no un dios, lo haya derrotado y por goleada. Por ello Satanás odia a la Virgen Maria, no la soporta, no la puede ver, primera de las criaturas que lo venció. ¿Cómo? Con su simple y humilde “sí”.
Si te pones en los zapatos de aquella niña, la Virgen Maria, cuando el Ángel Gabriel le anuncia que quedara embarazada por obra del Espíritu Santo, ella ni siquiera sabía que era eso del “Espíritu Santo” y, lo difícil de su situación, era para decir “no gracias”, suficientes problemas hay en esta generación: a) Sabia que estaba desposada con José. ¿Qué le iba a decir? b) Sabía que le implicaba morir apedreada según la ley. No tenía opción, ella iba a morir por quedar embarazada sin estar aún casada. c) No sabía con qué cara le iba a decir a su familia y amigos que estaba embarazada del Espíritu Santo. Hoy en día, que vivimos en una sociedad bastante liberal, imagínate que tu hija te venga con eso: “papi, estoy embarazada del Espíritu Santo”, no lo soportarías, aun siendo “cristiano” y sabiendo que el Espíritu Santo sí existe. Pues, el caso de la Virgen Maria es mucho peor, era una situación terrible para ella, y ella lo sabía muy bien, pero la aceptó, y gracias a esas palabras de María al Ángel: “yo soy la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra”, la nueva creación comienza a tomar forma en su vientre y la historia comienza a dar un giro contundente.Así como en la primera creación una Mujer fue la primera en comer del fruto prohibido y seducir al hombre (Adán), ahora una Mujer le da comienzo a la Nueva creación con su humilde “sí”. 
Nos vamos a ir directamente al monte calvario, en donde Jesús fue crucificado. Recordemos que en el Génesis se está relatando el inicio de todo, cómo comenzó la existencia de la humanidad, la creación de Dios, esa creación fue destinada a la felicidad eterna, en paz, amistad y Gracia con Dios. Pero por el pecado, esa creación falló y la humanidad perdió la Gracia y la amistad con Dios. Ahora en el calvario Jesús vino a hacer de nuevo la creación, restaurando lo que estaba destruido y perdido.
Veamos lo que había en el relato del Génesis 3 y lo compararemos con lo que había en el calvario:
En el edén había un Hombre DESOBEDIENTE, Adán. En el calvario un Hombre OBEDIENTE, Jesús. En el edén una Mujer DESOBEDIENTE, Eva. En el calvario una Mujer OBEDIENTE, Maria. En el edén un monte según Ezequiel 28:14, El jardín del Edén. En el calvario un monte, el Gólgota. En el edén un árbol, el árbol del que Dios prohibió comieran. En el calvario un árbol, la cruz. En el edén estaba el diablo, la serpiente. En el calvario estaba el diablo, el mal ladrón y los soldados.
En el edén, la primera creación fracasó y falló, la muerte y el pecado triunfaron, pero en el Gólgota, encontramos todo lo contrario al edén, la nueva creación, la Vida y el Amor triunfan.
En el edén la Mujer recibe la maldición de parir a sus hijos con dolor “con dolor parirás a tus hijos” Génesis 3, 16. En el Gólgota Maria recibe a un hijo sin dolor “Mujer ahí tienes a tu hijo” Juan 19, 26. La maldición de la Mujer es destruida por Cristo.
En el edén la Mujer después del pecado recibe el nombre de “EVA” que quiere decir “madre de todos los que viven” Génesis 3, 20, madre de los vivientes de la antigua creación. En el Gólgota, cuando Jesús logra hacer la voluntad del Padre y sin pecado redime a la humanidad, María recibe como hijo al “discípulo amado” (Juan 19:26) y se convierte en Madre de todos los discípulos amados de Jesús, madre de los descritos en Apocalipsis 12, 17 “El dragón, furioso contra la mujer, se fue a pelear contra el resto de los DESCENDIENTES de ella, contra los que cumplen los mandamientos de Dios y siguen fieles al testimonio de Jesús.”, Maria es madre de todos los vivientes de la nueva creación, los cristianos.
Vemos como el Génesis 3, 15 se cumple perfectamente en Jesús y en Maria: “HARÉ que tú y LA MUJER seáis enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón”. Jesús es hijo de María y fue el primero en aplastar la cabeza de Satanás. Nosotros somos también descendencia de la Mujer, hijos de María y tenemos el poder de aplastar la cabeza de Satanás. Pero ojo, necesitamos “cumplir los mandamientos de Dios y seguir fieles al testimonio de Jesús” (Apocalipsis 12, 17), tal como el discípulo amado, que nos representó a todos los cristianos, se mantuvo fiel y firme hasta el final al pie de la cruz, mientras otros abandonaron al maestro. 
Después de ver lo que vimos, y entenderlo, seguiremos con la otra parte, analizando el porqué de algunos de los dogmas de la Virgen María, y verás que se te hará mucho más fácil entenderlos y disfrutarlos.
Dios te bendiga.

Nota: Te invitamos a que leas la primera parte: La Virgen María - la mujer (Parte 1).

Share Button
Powered by Bullraider.com