Tiempo Libre

Taller de velas / candelas

En la Vigilia de Pascua, los cristianos encendemos una candela de la llama del Cirio Pascual como deseo de acercar a nuestras vidas a Jesús resucitado. Jesús ilumina nuestras oscuridades. A lo largo de la historia han sido las velas las que han iluminado el camino del hombre.

Sin embargo, su origen es incierto. Hace tres mil años, los egipcios utilizaban unas antorchas compuestas de caña y sebo de animal. Los romanos fueron los primeros en desarrollar las velas con mecha. Las utilizaban en templos y otros sitios de culto y para viajar de noche.

Tenían también un uso doméstico, pero solo en hogares adinerados. El sebo utilizado en las primeras velas era extraído de la grasa del ganado vacuno y ovino. Quemaba muy mal, producía humo y emitía mal olor. En la Edad Media se introdujo la cera virgen, una sustancia que las abejas secretaban para hacer sus colmenas. Ciertamente, esto fue un gran avance, pues eran mucho mejor que las de sebo. No producían humo ni feo olor.

Quemaban limpia y puramente. Además, daban luz más brillante. No obstante, eran caras, y por lo tanto, solo accesibles para los adinerados. Por muchos siglos, las velas fueron consideradas artículos costosos. En el siglo dieciocho se produjo el primer gran cambio en la industria de las velas desde la introducción de la cera virgen, o cera de abeja, cuando se obtuvo cera espermaceti. Producida en las cavidades de esperma de la ballenas, esta cera no sólo no expedía mal olor al ser quemada, sino que aparte eran más baratas que las anteriores.

Fue durante el siglo diecinueve que ocurrieron los más importantes avances para la industria. Un químico llamado Michel Eugene Chevreul hizo un importante descubrimiento. Comprobó que el sebo no era una sola sustancia, sino que un compuesto de dos ácidos grasos, combinados con glicerina. Removiendo la glicerina del la mezcla del sebo, Chevreul creó una nueva sustancia llamada estearina. La estarina era más dura que el sebo y su tiempo de combustión, más largo. En 1834, Joseph Morgan creó una maquina que permitía la producción continua de velas de molde. Elaboraba cerca de 1500 velas por hora. Esta masificación significó que por primera vez las velas fueran accesibles para toda la sociedad.

Sin embargo, el avance más importante para la industria de las velas fue el descubrimiento de la parafina, en la década de 1850. Esta cera incolora, inodora y dura fue el resultado de procesar los residuos que quedaban después de destilar el petróleo. Si bien la parafina era más económica que cualquier otra cera para la producción de velas, tenía un punto de fusión bajo que amenazaba con destruir su creciente popularidad. La combinación de la parafina con la estearina solucionó el problema. De esta manera, se lograron velas económicas, duras, sin malos olores. Con la introducción de la bombita de luz en 1879 la producción de velas bajo notablemente. Aún así, en los últimos tiempos la popularidad de las velas aumentó nuevamente como un elemento de decoración.

Te ofrecemos un taller en pdf que detalla cómo realizar bonitas velas variadas. Este es el contenido del cuadernillo:

 

0. Las velas desde sus inicios

1. Cómo empezar

1.1. Seguridad

1.2. Equipo y material necesario

2. Técnicas más comunes

2.1. Técnica básica

2.2. Vela de Gel

3. Algunos datos de interés

3.1. Moldes

3.2. Reciclado de cera

3.3. Disecado de flores y frutas

4. Proyectos

4.1. Vela martillada

4.2. Vela surcada de un color

4.3. Vela cupcake

4.4. Velita de mesa (tea light)

4.5. Vela craquelada

4.6. Vela en maceta

4.7. Vela con inclusión de rodajas de naranja

4.8. Vela de gel con flores secas

4.9. Vela molida

4.10. Vela de arena moldeada

4.11. Vela de hielo

4.12. Vela de inmersión

4.13. Vela de plancha de cera de abeja

4.14. Vela con inclusión de parafina

5. Anotaciones de experiencias

6. Ante los problemas

7. Preguntas frecuentes

8. Curiosidades

8.1. El color

8.2. El color y su significado

 {jcomments on}

 Para descargarte el documento en pdf, haz clic aquí.

 

 

Share Button
Powered by Bullraider.com