Novedades

La Palabra Meditada - La Epifanía - Ciclo A

San Mateo 2, 1 – 12

Es de saber que los magos en idioma persa (significa sacerdote) no eran reyes, como muchos nos los han hecho creer, ellos eran sacerdotes o adivinos de religiones paganas, desde este punto ya observamos que nuestro Señor no vino a darse a conocer a los sacerdotes, maestros de la ley, o hermanos que se creen buenos, e l viene a todos los paganos y enfermos para rescatarnos.
En Mc 3,17 Cuando Jesús oyó esto, les dijo: No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.
Los magos preguntaron ¿dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Jesús en ningún momento dijo que era Rey, el mismo Pilatos le pregunto ¿Eres tu el rey de los judíos? Jesús le contesto: tú lo dices.
Los magos nunca fueron bautizados, mas sin embargo tenían fe, que Jesús iba a nacer, porque ellos a pesar de ser paganos lo leyeron en la palabra dicha por los profetas, nosotros hemos sido bautizados como sacerdotes, profetas y reyes, pero no tenemos esa fe de los magos, porque nuestra fe está basada solo el hecho de ser bautizados, pero no nos preocupamos por el conocer que nos dice Dios en su palabra, por esta razón nuestra fe es muy débil.
Los magos fueron guiados por una estrella hasta el lugar donde nació nuestro Señor, nuestro Padre siempre guio a su pueblo mediante fenómenos naturales, como cuando Dios hizo caer piedras sobre los amorreos, o cuando detuvo el sol y la luna, Josué 10,10-13
Pero también podemos considerar que esta estrella que guio a los magos hasta Jesús, fue el Espíritu de Dios, porque recordemos que a Jesús solo podemos llegar por la gracia del Espíritu Santo.
Los magos habiendo entrado en la casa hallaron al niño que estaba con María su madre. Se postraron para adorarlo, creo sin temor a dudar que en ese momento se convirtieron, pues ellos tenían otros dioses y el solo hecho de postrarse nos hace pensar que lo reconocieron como el salvador del mundo, como el primogénito del Dios único y verdadero.
Hay muchas formas de adorar a Dios, pero la verdadera adoración a Dios es aquella que se hace en Espíritu y en Verdad San Juan 4,23-24
Cuando la Biblia habla de adoración en Espíritu se refiere a adoración en humildad y comprensión hacia Dios todopoderoso que es Espíritu y cuando se refiere a Verdad, se refiere a como está escrito no aumentándole o quitándole.
Y abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra
El oro fue el regalo de Baltasar que era de origen Africano y el oro es el símbolo de Rey
El incienso fue el regalo de Gaspar su origen es Asiático y el incienso es el símbolo de Dios
La mirra fue el regalo de Melchor su origen era Europeo y la mirra es el símbolo del Hombre, los tres regalos representan a Dios Rey hecho Hombre.
Los Tres magos le hacen regalos a nuestro Señor, que le regalamos nosotros, sino no lo sabemos, hay cinco cosas que le agrada a Dios: Cuando lo amamos por encima de todo,
Cuando confiamos en el completamente, Cuando le obedecemos de todo corazón, Cuando lo alabamos y le mostramos una gratitud continua, Cuando cumplimos sus mandatos.

Add a comment (0)

La Palabra Meditada - Maria Madre de Jesus - Ciclo A

San Lucas 2,16 – 21

Fueron apresuradamente y hallaron a María y José, y vieron al recién nacido acostado en la pesebrera.
Nuestro Señor se despoja de las vestiduras celestiales y nace aquí en la tierra en una de las cunas más humildes, un pesebre, Jesús quiere nacer en nuestros corazones, pero para ello nuestro corazón debe estar en plena humildad, en el no debe de existir nada de soberbia ni de altanería, Stgo. 4,9-10 dice: Reconozcan su miseria, siéntanla y llórenla. Que la risa se convierta en llanto, y la alegría en tristeza. Humíllense ante el Señor y el los levantara.
Entonces contaron lo que los ángeles les habían dicho de este niño.
El mesías prometido ya está entre los hombres, viene a salvarnos de la esclavitud del pecado, pero no viene a forzarnos a que creamos en el, nos deja a nuestro libre albedrio, por eso los pastores fueron a toda prisa a contar este acontecimiento, pues si es una buena noticia saber que Dios ya está entre nosotros, no para condenarnos, sino mas bien para salvarnos y hacernos realmente libres, nuestro señor Jesús es un puente de ahora en adelante entre nosotros y Dios Padre.
Y todos se maravillaron de lo que decían los pastores.
Que hombre sobre la faz de la tierra no puede alegrarse, ante este gran acontecimiento, saber que ya no estamos solos, que Cristo Jesús a nacido en nuestros corazones y que de ahora en adelante nada ni nadie podrá separarnos de él, que si tenemos problemas ahora contamos con alguien que es más grande que cualquier problema, Sof. 3,17 dice: Yave, tu Dios, está en medio de ti como un héroe que salva, el saltara de gozo al verte a ti y te renovara tu amor.
María, por su parte, observaba cuidadosamente todos estos acontecimientos y los guardaba en su corazón.
Nuestra madre santísima es la primera cristiana que hace la voluntad del Señor y lo guarda todo en su corazón, y a esto es que hemos sido llamados, si realmente decimos ser cristianos, debemos de hacer la voluntad de Dios y a guardar su palabra, Jn. 14,21 dice: El que conoce mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama. Y mi Padre amara al que me ama a mí, y yo también lo amare y me mostrare a él.
Al octavo día, circuncidaron el niño según la Ley, y le pusieron el nombre de Jesús, nombre que había indicado el ángel antes que su madre quedara embarazada.
Jesús cumple todos los requisitos según la ley, como todo hombre y recibe el nombre de Jesús, que significa “Dios con nosotros”.
El nombre de Jesús es engrandecido por el mismo Dios, dándonos a entender el poder inmenso que tiene Jesús, Fil 2,9 dice: Por eso Dios lo engrandeció y le concedió el Nombre que esta sobre todo nombre, para que, ante el Nombre de Jesús, todos se arrodillen, en los cielos, en la tierra y entre los muertos. Y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Add a comment (0)

La Palabra Meditada - Natividad del Señor - Ciclo A

San Juan 1,1-18

Jesús es el Verbo y el Verbo es la palabra.
Esto nos trata de decir que Jesús ya existía desde un principio con Dios, estos son uno de los grandes misterios de la Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espíritu Santo, tres en uno solo, pero que cada uno de ellos actúa en la historia de los hombres, con el único fin de guiarnos y hacernos comprender de dónde venimos.
Todo fue hecho por El, y nada llego hacer sin Él.
Todas las cosas fueron creadas para Jesús, porque es el hijo primogénito de Dios, el es dueño y amo de todo cuanto existe, lo visible y lo invisible, es el Rey de reyes y su gobierno no tendrá fin, porque permanece hasta el final.
Jesús es la palabra y la palabra es vida.
Y para todos nosotros esta palabra es la luz, si meditamos cuando Jesús viene a nosotros estamos como muertos, digo así, porque vivimos en el pecado, como ciegos, y como dice la palabra un ciego que guía a otro ciego los dos se van al abismo, ósea a la muerte, cuando el Espíritu Santo nos lleva a Jesús, nos lleva al arrepentimiento de todos nuestros pecados, y comenzamos a vivir de su palabra, que nos hace brillar en medio de las tinieblas, San Pablo nos dice que con Jesús somos más que vencedores, porque las tinieblas o el enemigo no puede contra la luz.
Por esto Juan vino como testigo de la luz, Jesús es la verdad, que viene a liberarnos del mundo de mentiras que nos mantiene en la esclavitud.
Son muchos los que no lo han recibido y que lo desprecian, como nosotros que un día vivimos en la oscuridad, pero que no podemos juzgarlos, porque somos hijos de un mismo Padre y el desea que como hijos todos nos salvemos y el tiene un momento para cada uno.
Pero aquí encontramos una promesa de las más lindas, que todos los que lo hemos recibido, nos ha concedido ser hijos de Dios, los que creemos en ese Nombre que esta sobre todo nombre, hemos vuelto a la vida junto con Jesús, experimentamos un nuevo nacimiento pero en la vida espiritual, Col 3,9-10 nos dice: Ustedes se despojaron del hombre viejo y su manera de vivir, para revestirse del hombre nuevo, que el Creador va renovando conforme a su imagen para llevarlos al conocimiento verdadero.
Y el Verbo se hizo carne y habito entre nosotros.
Sabemos lo que Cristo Jesús ha hecho por cada uno de nosotros y por esto lo honramos y glorificamos y por ser el Primogénito, el Padre lo glorificara porque en él estaba la plenitud del amor, y como nos dice Juan de él recibimos una sucesión de gracias y favores.
Con Cristo Jesús ya no hacemos las cosas por ley, siempre las hacemos pero, las hacemos en el amor. Jesucristo es la luz que nos guía indicándonos al verdadero camino de regreso al Padre, por eso en el nacimiento de nuestro Señor, un ángel guio a los pastores al pesebre, dándonos a entender que este era nuestro verdadero pastor, que guiaría a todas las ovejas, enfermas o perdidas de regreso al Padre.

Add a comment (0)

La Palabra Meditada os - IV Domingo de Adviento - Ciclo A

San Mateo 1,18 – 24

El nacimiento de Jesucristo fue así. Su madre María estaba comprometida con José. Pero antes que vivieran juntos, quedo esperando por obra del Espíritu Santo.
Para que Dios obre en nuestras vidas, el desea saber primero si aceptamos, nuestra salvación, depende de, si queremos hacer un compromiso con Dios, como lo hicieron María y José, que en ningún momento fueron obligados, María y José aceptan realizar la voluntad de Dios, sin ponerse a medir las consecuencia que esto les acarrearía y lo hacen con mucha humildad, obediencia, fidelidad y temor o respeto a Dios.
Estas cualidades son las que deberíamos de tomar muy en serio en el momento que nos comprometemos con Dios, pues todo lo que el permite que nos pase es siempre para bien y como nos dice San Pablo todo lo podemos en aquel que nos fortalece y con Cristo somos más que vencedores.
José, su esposo, era un hombre excelente y, no queriendo desacreditarla, pensó firmarle en secreto un acta de divorcio.
Dios necesita que Jesús tenga un padre legal aquí en la tierra, y por eso escoge a José un descendiente de David, y nos dice la lectura que es un hombre excelente, porque es un verdadero israelita y cumplidor de la ley.
Dios nos conoce muy bien y sabe, quien es realmente justo, a él no le podemos engañar, pues él conoce los secretos de nuestro corazón, como nos dice el Sal 44,22 ¿acaso no se habría dado cuenta Dios, que a fondo conoce los secretos más íntimos del corazón?
Estaba pensando en esto, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José descendiente de David, no temas llevar a tu casa a María, tu esposa, porque la criatura que espera es obra del Espíritu Santo.
Con esto San Mateo nos afirma que la concepción de nuestro Señor, es netamente divina y no una casualidad, es la obra de Dios manifestada con el poder del Espíritu Santo, como nos dice Jesús en Jn. 3,6 Lo que nace de la carne es carne y lo que nace del Espíritu es espiritual.
Y dará a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús, porque el salvara a su pueblo de sus pecados.
Esta es la promesa de Dios a los hombres que nuestro Señor Jesús venía a este mundo para nuestra salvación, no vino a condenarnos vino a redimir nuestros pecados, si nuestro arrepentimiento era de corazón, con esta promesa Dios nos muestra el gran amor que nos tiene como nos dice Jn. 3,16
Tanto amo Dios al mundo que entrego a su Hijo Único, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Sepan que una virgen concebirá y dará a luz un hijo y los hombres lo llamaran Emanuel, que significa: Dios-con-nosotros.
María es la mujer bendita, la elegida por Dios, para que mediante ella entrara la salvación a este mundo, la presencia de Dios entre los hombres, por eso Juan Bautista nos dice en Mc. 1,15 Hablaba en esta forma: El plazo está vencido, el Reino de Dios se ha acercado. Tomen otro camino y crean en la Buena Nueva.
Esta es la forma como nació nuestro Señor, preparémonos y dejemos nacer a Cristo Jesús en nuestro corazón y su luz nos resplandecerá, llenándonos de amor, paz y del gozo y la gracia que solo él nos puede dar.

Add a comment (0)

La Palabra Meditada - III Domingo de Adviento - Ciclo A

San Mateo 11,2-11

Juan se enteró en la cárcel de lo que hacía Cristo; por eso envió a sus discípulos a preguntarle: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?
Juan sabía quién era Jesús, fue él quien lo bautizo, Mt 3,14 nos dice: Pero Juan se oponía, diciendo: Yo soy el que necesito tu bautismo ¿y tú quieres que yo te bautice?
Lo que pasaba es que Juan pensaba que Jesús, iba a venir a establecer la justicia definitiva de Dios mediante un juicio.
Con respecto a esto hay muchos cristianos que ya desean que nuestro Señor regrese a este mundo, para terminar con tantas injusticia que se ven a cada instante, pero es bueno recordar que así como fuimos rescatados nosotros, el también da un tiempo para el rescate de muchos hermanos, que todavía andan en ese mundo de tinieblas.
Jesús les contesto: Vayan y cuéntenle a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan sanos, los sordos oyen, los muertos resucitan y una buena nueva llega a los pobres.
Todos estos milagros que Nuestro Señor realizaba son un anticipo de la vida en el espíritu, cuando lo aceptamos como el Señor de nuestras vidas ocurren todos estos milagros, pues miramos, oímos, caminamos, ya no tenemos llagas y pasamos de las tinieblas a la luz, somos nuevas criaturas que vivimos por la fe que depositamos en Cristo Jesús y el va haciendo todo conforme a su voluntad.
Y una buena nueva llega a los pobres, esta buena nueva es el anuncio de la palabra de Dios que debemos de guardarla pues con ella somos capaces de vencer al amo de este mundo, recordemos que la palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, sondeando los huesos y los tuétanos para probar los deseos y los pensamientos más íntimos. Toda criatura es transparente ante ella: todo queda desnudo y al descubierto a los ojos de aquel que debemos de dar cuentas. Heb 4,12-13
¡Feliz el que me encuentra y no se confunde conmigo!
Esta es una promesa que nuestro Señor nos regala, si nos mantenemos alerta, para que nadie nos engañe, Mt 4,5 dice: Porque muchos se presentaran como el Salvador y dirán: Yo soy el Mesías y engañaran a muchos.
Nuestro Señor nos habla de Juan, como sabemos Juan Bautista era un hombre enviado por Dios y su preparación fue en el desierto, en la soledad, ahí donde no hay lujos, porque esta es la mejor forma de experimentar la presencia de Dios, solo en el desierto de nuestra vida o en la soledad es que sentimos la intimidad con Dios.
Juan es el mensajero de Dios para preparar el camino del Señor, el que nos dice que el Reino de los Cielos se ha acercado, y que debemos de enderezar nuestras vidas por el camino recto es decir por el camino de la verdad.
Yo les aseguro que no se ha presentado entre los hombres profeta más grande que Juan el Bautista. Sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más que él.
Es nuestro Señor el que se hace más pequeño, pues el siendo de condición divina se despojó, nació en un pesebre entre los animales, se humillo y murió en una cruz, siendo santo, y todo lo hizo por nuestra salvación, así nos demostró su infinito amor por cada uno de nosotros, porque solo en él y por su infinita gracia es que podemos alcanzar la verdadera felicidad de estar algún día en su presencia.

Add a comment (0)

La Palabra Meditada - II Domingo de Adviento - Ciclo A

San Mateo 3,1 – 12

Cambien su vida y su corazón porque el Reino de los Cielos se ha acercado.
Juan es el profeta del Señor, y comienza diciendo que el Reino de los Cielos se ha acercado, es decir ya Dios habita entre los hombres, el mesías el primogénito de Dios Padre, nuestro Señor Jesucristo está entre nosotros.
Juan nos dice que tenemos que cambiar nuestra vida y para esto nos dice que tenemos que preparar el camino, es decir que no podemos recibir en nuestro corazón a nuestro Señor Jesucristo llenos de pecado, debemos limpiarnos porque Jesús solo habita en un corazón limpio, y sabemos que lo impuro no se mezcla con lo puro.
A Juan el Bautista la palabra lo define como un hombre sencillo y humilde, pero con una autoridad de profeta, que nos llama al arrepentimiento de nuestros pecados y al bautismo.
Juan llamaba raza de víboras a los fariseo y Saduceos.
En nuestra iglesia cuando dicen de confesiones, un número de personas corren para hablar y para que la gentes los vea, pero su vida sigue siendo la misma y ese no es el hecho, tenemos que renovarnos de mente y de corazón, no podemos actuar como las víboras que se comen unas a otras y andan esparciendo el veneno por todos lados, porque de esa manera no podemos escapar de la condenación eterna.
No podemos decir que hemos cambiado, pues la misma palabra nos dice que el árbol se conoce por sus frutos y el fruto del que nos habla Juan es el de una verdadera conversión, en el que demostremos en verdad un corazón contrito y humillado.
Fíjense que el hacha llega hasta la raíz. Ya están cortando a todo árbol que no da buen fruto y lo arrojan al fuego.
Estas palabras son muy fuertes, pero mejor es escucharlas a tiempo y empezar a dejar que la palabra corte de raíz todo lo malo que hay dentro de nosotros antes de que seamos arrojados al fuego, pues como nos dice Heb 4,12 En efecto, la palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, sondeando los huesos y los tuétanos para probar los deseos y los pensamientos más íntimos.
Pero otro viene después de mí y que es más poderoso que yo.
Juan se refiere a lo insignificante que es él, en comparación al poder investido que tiene nuestro Señor y que vino a este mundo no para demostrar su poder atravez de la violencia, el no vino a condenarnos sino más bien a salvarnos, a rescatarnos por medio de su inmensurable amor y que nos reconcilia con nuestro Padre.
Viene a bautizarnos pero con el fuego del Espíritu Santo, para ser hijos de Dios, pero este bautismo significa bautismo de prueba de sufrimiento, es decir el camino angosto y pedregoso, 1P 4,13 nos dice: Mas bien alégrense de participar en los sufrimientos de Cristo; pues en el día en que se nos descubra su Gloria, ustedes estarán también en el gozo y la alegría.

Add a comment (0)

Más artículos...

  1. La Palabra Meditada - I Domingo de Adviento - Ciclo A
  2. La Palabra Meditada - Cristo Rey - Ciclo C
  3. La Palabra Meditada -XXXIII Domingo Ordinario - Ciclo C
  4. La Palabra Meditada - XXXII Domingo Ordinario - Ciclo C
  5. La Palabra Meditada - XXXI Domingo Ordinario - Ciclo C

Síguenos en

Buscar artículos en lasanvicente.org