La Palabra meditada

La Palabra meditada. 4º Domingo de Pascua. Ciclo B.

Jn 10, 11-18

Un buen pastor, era en tiempos de nuestro Señor, como un modelo de amor, es en esencia como el amor de un padre hacia sus hijos, Dios Padre adquiere estas características durante toda la historia y esta se acentúa más con la venida de nuestro Señor Jesucristo, porque él se autodenomina como ese buen pastor.
  El buen pastor dice que da su vida por las ovejas, y es que nuestro Señor a eso vino a este mundo, a entregar su vida por cada uno de nosotros y todo lo hizo por amor y por su obediencia en cumplir con la voluntad de Dios.
  El amor que Jesús nos demuestra es incondicional, porque no viene a darle oportunidad solo a los que están actuando bien, sino por el contrario a aquellos que andan descarriados, como es el caso de la oveja perdida, Lc 15,3-5 donde Jesús nos dice que deja las noventa y nueve ovejas buenas por solo una que se ha perdido, y esto es para que lo meditemos a cada instante, para no estar confiado en el creer que todo lo sabemos y el hecho de donde nos ubicamos si dentro de  las noventa y nueve o la que está perdida.
  Es bien importante lo que Jesús nos habla del asalariado, porque el propósito de este solo es de cuidar las ovejas, es decir que este no le tiene amor a las ovejas, sino más bien al dinero que le van a pagar, por esto es bueno hoy en día que conozcas bien a tu guía o pastor espiritual y cómo hacerlo para que nadie los engañe, la palabra nos dice en Mt. 7,15 -17 Tengan cuidado con los falsos profetas, que vienen a ustedes disfrazados de ovejas, cuando en realidad son lobos feroces. Ustedes los conocerán por sus frutos. Todo árbol bueno da frutos buenos y el árbol que no es bueno no los da.
  Algo muy especial es el hecho que para Jesús no somos una oveja más, pues él conoce muy bien a todas sus ovejas, esto significa que a cada uno de nosotros nos conoce por nuestro nombre, sabe muy bien cuáles son nuestras debilidades y lo más importante sabe lo que realmente es lo mejor para cada uno de nosotros, por eso nos dice el Sal 23,3 Fortalece mi alma, por el camino del bueno me dirige por amor de su Nombre. Y el Sal 32,8 nos dice: Yo te voy a instruir, te enseñare el camino; te cuidare, seré tu consejero.
  Cuando el Señor dice que tiene otras ovejas que no son de este corral, se refiere a que el vino primero a anunciar las Buenas Nuevas solo al pueblo de Israel, pero después estas Buenas Nuevas, serian anunciadas a todas las naciones y de esta forma pasamos a ser un solo pueblo, en 2-P. 2,9       Ustedes al contrario, son una raza elegida, un reino de sacerdotes, una nación consagrada, un pueblo que Dios eligió para que fuera suyo y proclamara sus maravillas. Ustedes antes no eran su pueblo, pero ahora son pueblo de Dios.
  Jesús nos habla  del amor que existe entre Dios y el, también nos dice, que el entrego su vida, no es que nosotros se la hayamos quitado, es decir que el entrego su vida gratuitamente, para que no nos sintamos culpables, en Mt 26,53 nos dice: ¿No creen que puedo llamar a mi Padre, y el al momento me mandaría mas de doce ejercito de ángeles?
  Así como por amor Jesús entrego su vida para nuestra salvación, el desea que nosotros por amor, no por miedo, hagamos y cumplamos con lo que el nos manda.
Jesús entrega su vida y de esta misma forma nos dice que la volverá a tomar, aquí ya nos está hablando de su resurrección.{jcomments on}

Share Button
Powered by Bullraider.com