La Palabra meditada

La palabra meditada. La Santísima Trinidad

San Mateo 28,16 – 20

Los discípulos fueron a Galilea al cerro donde el Señor los había citado, así como sus discípulos muchos de nosotros acudimos a un lugar a solas a diarios a encontrarnos con nuestro Señor Jesús, este es el cerro donde platicamos con él, como un amigo, pues su palabra nos dice que ya no somos servidores sino que amigos Jn.15,14 y que es lo que hacemos, le pedimos perdón por todas las ofensas que cometemos a cada instante, le damos gracias por guardarnos y librarnos de tentaciones, por medio de su Santo Espíritu y dejamos que nos hable, el nos da las instrucciones de lo que debemos de hacer, muchos pueden decir que desconfían, como sus discípulos o que Jesús no les escucha, tratemos en lo que nos sea posible de leer mas su santa palabra y veremos cómo se nos quitan las dudas y la forma como el nos habla.

{jcomments on}

El Señor nos dice que todo poder se le ha dado en el Cielo y en la tierra, es decir que él tiene toda la autoridad de Dios Padre sobre todas las cosas y nosotros lo sabemos porque el mismo nos dice, yo soy la vid verdadera y ustedes son mis ramas, es decir que permanecemos en él y él en nosotros Jn.15, 2 esta es una promesa muy importante para sentirnos seguros, como nos dice Fil 4,13 todo lo puedo en aquel que me fortalece. No estamos injertados a un tronco de cualquier árbol, sino más bien estamos injertados al árbol de la vida, y lo que corre por sus ramas no es sábila, sino la sabia del Espíritu Santo, que lo que hace con nosotros es darnos vidas y que produzcamos frutos buenos y en abundancia.

El nos llama a anunciar su palabra y hacer que todos los pueblos sean sus discípulos, recordemos que el evangelio de nuestro Señor es en base al amor y como en nosotros permanece su amor, lo hacemos y con gusto, porque sabemos que nadie nos convenció para que creyéramos en el por miedo, al contrario nos hablaron de cómo el por amor, según nos dice Fil 2,6-8 El siendo de condición divina, no reivindico, en los hechos, la igualdad con Dios, sino que se despojo, tomando la condición de servidor, y llego a hacer semejante a los hombres. Más aun: al verlo se comprobó que era hombre. Se humillo y se hizo obediente hasta la muerte y muerte en una cruz. y por eso ahora nos consideramos que hemos nacido de nuevo, como nos dice Col 3,9-10 Ustedes se despojaron del hombre viejo y su manera de vivir para

revestirse del hombre nuevo, que el Creador va renovando conforme a su imagen para llevarlo al conocimiento verdadero.

Por esto todo hermano que ha creído en el, tiene que ser bautizado en el Nombre de la Santísima Trinidad, es decir en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, para ser considerado como un hermano que ha nacido de nuevo y que ahora es hijo de Dios.

Pero no solo debe de ser el bautismo, sino que también debemos de enseñarles a cumplir todo lo que él nos ha encomendado, que consiste en amar a Dios por sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos y mientras estemos en su amor él nos da la promesa de estar con nosotros todos los días hasta que se termine el mundo.

Share Button
Powered by Bullraider.com