La Palabra meditada

La Palabra meditada. 15º Domingo Tiempo Ordinario. Ciclo B

San Marcos 6, 7 – 11

Jesús envía a los doce apóstoles, que El escogió entre muchos de sus discípulos, a anunciar las Buenas Nuevas del Reino de Dios. Estos doce apóstoles no fueron escogidos por el Señor porque fueran ricos, sabios, por su carácter o por su capacidad, sólo recordemos que cuando los llamó, ellos lo dejaron todo.

Para su elección, entre tantos seguidores, nuestro Señor oró como nos dice en Lc. 6,12-13 En aquellos días se fue a orar a un cerro y pasó toda la noche en oración con Dios. Al llegar el día llamo a sus discípulos y de ellos escogió a doce, a los que llamo apóstoles. Con esto aprendemos cómo es la misericordia de Dios, que no nos ha llamado porque seamos importantes o no, sino más bien porque estemos dispuestos a dejarlo todo por él y seguirlo adonde su voluntad nos mande. {jcomments on}

La palabra apóstol significa enviado y nos dice la lectura que los envía de dos en dos. Son enviados de dos en dos para que se apoyen mutuamente, para que oren juntos y para que se animen el uno con el otro. Les da poder sobre enfermedades, espíritus malos, pero este poder que Jesús da, sólo se obtiene cuando estamos y convivimos con El, y empezamos a vivir como verdaderos cristianos.

Jesús manda a sus apóstoles a no llevar nada, porque él desea que nada los distraiga, porque nosotros podemos andar con Cristo, pero entre más nos aferramos a las cosas de este mundo, no somos sumisos a su voluntad, como pasó con el joven rico, según nos dice en Mt 19,21-22 Jesús le dijo: Si quieres llegar a la perfección, anda a vender todo lo que posees y dáselo a los pobres. Así tendrás un tesoro en el Cielo, y luego vuelves y me sigues. Cuando el joven oyó esta respuesta, se fue triste, porque era muy rico.

El bastón es algo que nos sirve para sostenernos o mantenernos firmes, este bastón es para nosotros la sagrada Biblia, que nos sirve para sostenernos o mantenernos firmes ante las adversidades, pues en ella Dios Padre nos a revelado toda la Verdad. Si en algún lugar no las reciben y no los escuchan, dejen a esa gente y sacudan el polvo de sus pies como protesta contra ellos. Los judíos tenían una costumbre que cuando venían de un país pagano y regresaban a su patria sacudían el polvo de sus sandalias, para no contaminar su tierra. Jesús lo que nos trata de decir con este pasaje es que no se puede obligar a los hermanos a recibir las Buenas Nuevas, porque Dios nos da un libre albedrío, por eso nos dice en su palabra que El hace caer la lluvia sobre buenos y malos, nosotros debemos de aceptar a las personas tal como son y no juzgarlas, ni discriminarlos, por el contrario, debemos amarlos y orar por ellos, pues si nosotros no podemos, serán otros los que podrán o será el mismo Jesús que tratara con ellos, como fue el caso de la mujer samaritana, que fue El, quien trató con ella Jn. 4,8-9. Jesús envía a sus apóstoles a predicar que el Reino de los Cielo se ha acercado y para esto los manda a buscar las ovejas perdidas. Jesús nos envía también a nosotros y no debemos temer, porque vamos con el amor de Cristo y el amor echa fuera al temor. También vamos con su poder, es decir su Santo Espíritu nos acompaña, pues nadie puede decir que Jesús es mi Señor, si no se lo revela el Espíritu Santo y lo más importante la noticia que le llevamos al hermano, es una noticia de bendición, que cambiará el rumbo de su vida para siempre.

Share Button
Powered by Bullraider.com